Un NO justificado ante el “mami quiero, necesito, ahora mismo , yaaaaaa….”

” Si las madres o personas a cargo no somos capaces de reconocer la necesidad de un niño pequeño….no hay mucho por hacer, el niño está perdido….” LAURA GUTMAN.

caras1

La frustración es necesaria y ayuda a crecer mientras se da en un marco de normalidad. Los peques no necesitan todo lo que nos piden sin embargo demandan que les respetemos sus momentos de enfado.

Cuando aparecen esas grandes rabietas ante un “NO“, lo que necesitan nuestros niños es saber que el rechazo no significa una ruptura. Al decir NO, para él (si es muy pequeño aún más) está en peligro la relación y al sentirse superado por lo que siente : CHILLA, se tira al suelo, SE DESBORDA completamente.

Cuando su expresión de enfado ha llegado a tal nivel , obsérvale. Busca el contacto pero sin hablarle ni hacer gesto alguno. Abrázale fuerte sin sonreir ni reñir. Expresión neutral. En ese momento no necesita palabreríos sino ese límite corporal que tras ese gran enfado él ha perdido de su propio ser, situación que le carga de ansiedad y por tal razón no puede volver solo a la calma sin la contención física de una figura de apego (mamá, abuela, cuidadora , etc.).

Es importante mostrarle al peque que el reconocer y expresar verbal o gestualmente un enfado no destruirá ninguna relación de afecto, podemos reafirmarlo como en el siguiente ejemplo: ” sé que estás enfadado pero te sigo queriendo”…emociones

El enfado nos viene a comunicar algo : una preocupación, un sufrimiento, una inseguridad….

En niños mayores de 2 años debemos descubrir  la emoción que está escondida dentro de dicho enfado.Y para ello debemos enseñarles a saber expresar lo que sienten, ejemplo: “sé que estás enfadado/a porque no te he dado tal o cual cosa”, ” estás molesto/a o triste por ….”

Y para cuando son muy pequeñines y aún no emplean el lenguaje oral para comunicarse, debemos prestarles nuestras palabras para que vayan identificando lo que están experimentando,  como los sentimientos positivos o los que no.Cuando un enfado persiste debemos ofrecerles una nueva actividad para que desvíe la sensación o el sentimiento y logre relajarse.

Acompañarles para que aprendan a conocer la conciencia de sí mismos, se lleva a cabo cuando les escuchamos de verdad , sin juzgar sus enfados, sus tristezas, etc…

Sin intentar dirigirles, simplemente, ayudándole con tus palabras a nombrar sentimientos y emociones. Hasta que, cuando aprenden a hablar ,lo puedan expresar por sí mismos. Ayudarles a identificar, a aceptar, a comprender lo que pasa dentro de ellos , y NUNCA REPRIMIR.

Una cosa es prestarles nuestro cuerpo para contener su rabia física , para que aprendan a canalizar esa energía desbordante que sale. Y otra cosa es dejarles solo en ese proceso, manejándolo como puedan con lo que NO SABEN qué les pasa.

Un niño mayor de dos años sabe cuando comienza su enfado, pero si no es atendido en un tiempo prudente, pasa a un nivel en el que ni el mismo niño sabe lo que está pasando. El enfado se autoalimenta y cada vez el cuerpo del peque se desborda más y más sin saber cómo volver a la calma.

No confundamos CONTENER con ser permisivos y aceptar todas sus broncas…¡¡¡¡¡¡¡NO NO NO …OJO AL PIOJO !!!!!!!nosotros como adultos debemos comunicarles cuáles son nuestros sentimientos hacia dicha reacción. La idea es suavizar su reacción pero sin reprimir ni negar lo que el niño pequeño siente en ese momento. Los pequeños viven el presente,no pueden proyectar lo que pasará después de que se pase esa bronca o dolor , no saben con exactitud si volverán a encontrar esa sensación de placer y comodidad.bebé ilustrado2

Como nos dice Isabelle Frilliozat ” un niño necesita el acompañamiento de un adulto de apego para que no le invadan y superen sus afectos, para canalizar su energía, para aprender a canalizar sus necesidades de manera socialmente aceptable, para saber que no corre peligro si da vía libre a lo que siente “…

Importante es recordar que ante una situación de “capricho” nunca debemos iniciar una “competencia emocional” niño-adulto, porque nosotros los mayores sí que sabemos controlar nuestros impulsos, y ellos deben ver como nosotros,los adultos,  pasamos por emociones fuertes sin ser “destruídos”. Debemos enseñar la palabra adecuada para cada sensación, sentimiento, emoción…

by María Laura Stillo Milano..gestos Anna

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s